Nuestro cuerpo presenta ciertos requerimientos básicos de nutrientes, vitaminas y minerales para poder funcionar correctamente. Y aunque muchas de nuestras necesidades son saciadas por los procesos naturales del organismo, ese no es el caso de los minerales.

Las sales minerales son elementos inorgánicos que nuestro cuerpo no es capaz de producir, sino que se encuentran en la naturaleza. Sin embargo, tienen un aporte nutricional muy importante pues participan en procesos esenciales de nuestro desarrollo.

Por esta razón, resulta fundamental conocer cuáles son esos minerales y, sobre todo, cuál es su función en nuestro organismo.

¿Cuáles son las sales minerales que necesitamos?

Existen alrededor de 20 biomoléculas de origen mineral que son consideradas nutrientes esenciales para nuestra dieta. De acuerdo a su concentración en nuestro organismo pueden clasificarse en tres grandes grupos:

  1. Macroelementos o macrominerales: Esta categoría incluye el azufre, el cloro, el calcio, el fósforo, el magnesio, el sodio y el potasio. Representan los elementos que nuestro cuerpo necesita en mayor medida. Sus funciones principales son la formación de los huesos y los dientes, la producción de enzimas y la síntesis del colágeno. Además, participan en la promoción del equilibrio muscular y la comunicación nerviosa. Como consecuencia, el requerimiento diario de este tipo de minerales se mide en gramos.
  2. Microelementos o microminerales: La segunda categoría de las sales minerales incluye los elementos que necesitamos en menor proporción con respecto a los macrominerales: hierro, manganeso, flúor, cobre, yodo, zinc y cobalto. En este caso, el requerimiento diario se mide en miligramos. Participan en el transporte de oxígeno, la formación de glóbulos rojos, la regulación de la hormona tiroidea y el buen funcionamiento del sistema autoinmune.
  3. Oligoelementos o elementos traza: Incluyen el níquel, el cromo, el litio, el molibdeno, el selenio y el silicio. Nuestro cuerpo requiere estos elementos en cantidades muy reducidas, del orden de los microgramos.

Alimentos donde podemos encontrarlas

Afortunadamente, contamos con una infinidad de fuentes de sales minerales.

¿No sabes dónde puedes encontrarlas? ¡No te preocupes! A continuación te presentamos una lista básica de los alimentos en los que puedes encontrar los minerales más importantes:

  1. Hierro: Se encuentra en las legumbres y verduras de hoja verde. También en los huevos, en la carne y en los frutos secos. Y por supuesto, como ya habíamos mencionado en nuestro artículo sobre el Freekeh, los cereales siempre serán una buena opción cuando se trata de nutrición.  
  2. Calcio: La principal fuente de este elemento son los productos lácteos. ¡Ya lo sabes! Si quieres tener dientes fuertes y huesos sanos no hay nada mejor que un vaso de leche.
  3. Potasio y fósforo: Las frutas, la carne y el pescado son algunos de los alimentos en los que puedes encontrar estos elementos. Pero, ¡tenemos una sorpresa! El chocolate también es una buena fuente de potasio.
  4. Magnesio: Se encuentra en los frutos secos, los cereales y los alimentos integrales.
  5. Cloro y sodio: Por lo general se encuentran en la sal de cocina.

Incluso el agua es una excelente fuente de sales minerales. Así que no hay nada de qué preocuparse, una dieta balanceada nos proporciona las cantidades justas que necesita nuestro cuerpo para funcionar correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.