SI ha llegado el momento en que las raíces comienzan a blanquear y tu pelo pierde brillo y color, es hora de que pruebes a tintarte el cabello tú misma.

Por lo general, sobre todo cuando son tintes permanentes, lo mejor es acudir a un profesional que no deje ningún cabo suelto y que te ofrezca un resultado experto exento de “detalles incómodos”. No obstante, si el cambio es pequeño y te sientes lo suficientemente valiente como para abordarlo sola; ¡adelante!

En primer lugar, consigue el tinte que necesita tu pelo. Una recomendación es que visites la web novabel.es, donde encontrarás todo tipo de producto estético de calidad, y online, para que no tengas que desplazarte ni hacer de la situación un drama.

Una vez recibidos los productos es el momento de ponerse manos a la obra.

Lo primero que debes hacer es conseguir estos productos:

  • Aceite protector.
  • Guantes de plástico. 
  • Pinzas que te ayuden a separar tu pelo en mechones.
  • Brochas para realizar el teñido.
  • Un bol donde poder dejar las brochas y mezclar con el tinte.
  • Papel de aluminio para separar el pelo ya tintado.
  • Toallas frascas para evitar las salpicaduras.
  • Camiseta a la que no le tengas mucha estima. Porque la vas a poner perdida…
  • Música. Todo el proceso puede durarte un par de horas, por lo que va a ser importante que estés a gusto y cómoda. Siempre será mejor que te acompañe una playlist de tus canciones preferidas a que te entretengas con la televisión; los fallos por descuidos se suelen pagar caros.

¿Cómo debes proceder?

  1. Peina tu pelo y divídelo en 4 mitades. Una división la debes hacer desde la frente hasta la nuca, y la segunda de oreja a oreja. Una vez hecho, coloca una pinza en cada división para poder proceder de forma independiente y segura en cada una de ellas.
  2. Mezcla el tinte. Solo debes seguir las instrucciones del fabricante y mezclar en la cantidad correcta con agua oxigenada, ni más ni menos; lo que diga el prospecto. Una vez mezclado remueve bien hasta que ante ti tengas una masa suficientemente espesa. S tu pelo es muy oscuro y quieres teñirte el pelo sin decolorar, elige agua oxigenada de volumen alto (entre 30-40). Si te quedas corta y usas de 20, es probable que el color no se fije nada en absoluto o muy poco.
  3. Vaselina para la cara. Te vas a manchar con el tinte en algún momento, por eso, si te untas con vaselina en la piel que vaya a quedar expuesta conseguirás que el producto repela el tinte y no quede impregnado en tus poros.
  4. Ahora aplica el tinte desde la coronilla  con el cabello seco y con brochazos que vayan de derecha a izquierda.
  5. Cubre bien todo el pelo y llega hasta la zona de las orejas.
  6. Una vez hecho recoge el pelo de cada zona con una pinza.
  7. Dirígete a la parte de la coronilla y divide el pelo en mechones si vas a querer tintarlo entero.
  8. Masajea bien las raíces para extender el tinte.
  9. Espera hasta el tiempo recomendado por el fabricante del tinte.
  10. Aclárate el pelo, usa champú y una mascarilla para que el tinte dure aún más.

Los pasos son los mismos para cualquier tipo de pelo y sea de hombre o mujer. La primera vez que se realiza un tinte puede que sea algo “caótica”, pero se trata de una actividad que puede ser muy reposada y que puedes aprovechar para echar un par de horas tranquila poniéndote guapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.