El cuerpo humano tiene sus funciones perfectamente definidas, y con el pasar de los años van llegando los cambios propios de la edad. Especialmente para las mujeres, los cambios hormonales vienen acompañados de fuertes síntomas que, en algunos casos, pueden ser muy molestos y severos.

El Cambio más brusco que ocurre en el organismo femenino, es la menopausia, de hecho, es la señal más clara del envejecimiento. Sin embargo, debes tener en cuenta que es un cambio natural totalmente normal y hay que asumirlo positivamente, sin cometer excesos de medicación en esta etapa de la vida. Por otro lado, es importante resaltar que los cambios que se experimentan cuando llegas a la etapa de la menopausia, no son solo físicos, también se perciben efectos a nivel psicológico que inciden específicamente en el ánimo y la función cognitiva.

La perimenopausia

La menopausia no es un trastorno que llega repentinamente, pues está precedido por el proceso de perimenopausia, donde disminuye la formación de óvulos, generando la baja producción de progesterona y estrógeno, deficiencia hormonal que viene acompañada de sofocones. Estos cambios pueden ocurrir entre los 45 y 55 años.

Síntomas durante la perimenopausia

  • Trastornos del ciclo menstrual, el cual puede ser más o menos abundante.
  • El ciclo de tiempo entre menstruaciones puede ser mayor o menor al habitual.
  • Se presenta sensibilidad en los senos.
  • Comienzan a experimentarse cambios en la temperatura corporal (bochornos).
  • El humor tiende a cambiar repentinamente.
  • En algunos casos se puede presentar una sensación de ansiedad y disturbios alimentarios.

La postmenopausia

Aproximadamente un año después del último periodo se presenta la menopausiay a partir de ese momento aparecen otros síntomas propios de la postmenopausia. En esta fase, la menstruación deja de producirse y el órgano reproductor femenino ya no es fértil.

Los síntomas de la postmenopausia son:

  • Cese definitivo de la menstruación.
  • Sequedad vaginal.
  • Se presentan problemas de memoria a corto plazo.
  • Sofocos y sudoración nocturna.
  • Cambios de humor, irritabilidad, depresión y cansancio.
  • Insomnio.
  • Disminución del deseo y respuesta sexual. El sexo puede ser doloroso por la sequedad y perdida de flexibilidad de las paredes de la vagina. También se produce pérdida de tonificación en los músculos púbicos, lo que puede generar un prolapso.
  • Padecimiento de osteoporosis, enfermedad que se produce por debilitamiento en los huesos.
  • Sensibilidad en el aparato urinario, lo que  incrementa el riesgo de infecciones y necesidad frecuente de orinar.

Cómo contrarrestar los síntomas y consecuencias de la menopausia

  • Todos estos síntomas pueden ser controlados. Debes consultar con tu médico ginecólogo acerca de los tipos de hormonas que puedes consumir para contrarrestar la pérdida de producción de estrógenos y progesterona.
  • La vitamina D y el calcio son excelentes aliados para la debilidad de los huesos.
  • Respecto al aspecto físico y sexual, también existen alternativas que te pueden ayudar para mejorar tus relaciones sexuales. Igualmente, este tipo de terapias requiere del consejo del especialista.
  • Recuerda que la menopausia es un proceso biológico normal, pero no implica que es el fin de tu vida en ningún sentido. Lo único inevitable es la pérdida de fertilidad, los demás cambios se pueden controlar.
  • Un buen consejo es llevar una vida tranquila, sana y activa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.