Todos esperamos que los esfuerzos que hacemos por mantener protegido nuestro hogar sean suficientes, algunos, incluso, esperamos más de lo que puede aportar un sistema de puerta y cerradura. Lo cierto es que no nos pasa por la cabeza ser víctimas de un robo a causa de la seguridad que tenemos, hasta que sucede.

Esto nos pone a pensar si los elementos que hemos seleccionados son los mejores ¿hemos elegido la cerradura y la puerta conscientemente? Más allá de eso, nos debemos preguntar si la oferta de cerraduras es lo suficientemente buena.

La tecnología avanza hacia lo digital, lo informático, y en la domótica hemos encontrado mucha comodidad, pero ¿estamos cambiando comodidad por seguridad? Algunos pueden pensar que sí. Y es que las cerraduras más modernas se inclinan al estilismo y al futurismo, pero eso no significa que un ladrón no las pueda destruir. Entonces ¿la nueva generación de cerraduras es lo que esperamos? Hemos consultado con cerrajeros y esto es lo que nos han dicho de cada una.

Cerraduras invisibles

Estos modelos ya tienen algún tiempo en el mercado y se han consolidado como una excelente opción si lo que deseamos es reforzar la cerradura principal; para muchos, es mejor inversión colocar una cerradura que no se vea, que mejorar la cerradura de la puerta principal, alegando que, si existe un intento de robo, esta cerradura invisible sirve con factor sorpresa. Si quieres conocer más sobre este sistema, consulta aquí.

Ahora bien ¿si se trata de un robo con violencia, resistirán? La verdad es que sí, las cerraduras invisibles no solo están pensadas para dar comodidad, sino que pueden soportar grandes cantidades de fuerza aplicada, por lo que resistirán los golpes. Aun así, el sistema de apertura y cierre funciona con radiofrecuencia y eso las hace vulnerables, no tanto como para hacerlas inseguras, pero sí para saber que no estamos cien por ciento seguros.  

Cerraduras biométricas

Hace algunos años, las cerraduras biométricas parecían sacadas de una película de ciencia ficción, con el tiempo, su uso se ha ido extendiendo y hoy las vemos en casas. La característica principal de esta cerradura es que funciona para el control de acceso y en eso lo hace muy bien.

Cerradura biométrica

Es inmune a los métodos más tradicionales de apertura de puerta, por lo que podemos estar seguros de que no, al menos en este sentido, no nos afectará. Ahora bien, estamos hablando de sistemas complejos que, aunque sean bien fabricados, son delicados. Un lector de huella digital o un panel para código se puede dañar por el uso o si se le aplica fuerza, así lo afirman los profesionales de la cerrajería. Quizá el ladrón no entre a casa, pero puede hacer daños irreparables en el sistema de cerradura. Aun así, los que compran este tipo de cerraduras están conscientes de las desventajas, quizá sea por eso por lo que no es tan popular en casas y sí, en sistemas cerrados como las oficinas, donde no están expuestas al público general; probablemente tengamos que esperar unos años más para que su uso sea más extensivo.

Cerraduras operadas desde un smartphone

Aquí entramos en sistemas domóticos, los cuales se han puesto muy de moda en estos últimos años. Los sistemas con estas características nos garantizan comodidad y automatización, lo cual nos habla de un futuro prometedor.

Aun así, no podemos negar que las cerraduras que se manejan a distancia pueden ser un problema. Hemos estado en Mataro y le preguntamos a los expertos sobre los métodos de apertura de una puerta usando el smartphone, y nos ha comentado que:

De manera general, existen dos formas de usar el móvil para tener acceso a una casa, o bien abres la aplicación y desbloqueas la puerta gracias a un sistema de comunicación encriptado, o lo puedes hacer mediante Bluetooth o un sistema de comunicación de corta distancia con el cual la cerradura se convierte en un dispositivo detector de presencia y, al confirmar la identidad, da acceso al hogar.

De más está decir, que el móvil es la pieza central del este sistema y eso, por decir lo poco, nos preocupa. Si perdemos el móvil y lo logran desbloquear, podrán entrar en nuestra casa. Si roban nuestro teléfono y llegan a nuestra casa, el sistema de detector de presencia hará su trabajo, dejando que el ladrón entre sin que tenga ninguna objeción por parte de nuestro sistema de seguridad.

¿Es la seguridad que esperamos? No podemos negar que es una buena opción, pero es un sistema que se siente como algo que ya conocemos, y es que nuestro smartphone se convierte en nuestra llave y eso, indudablemente, es una vulnerabilidad del sistema.

Cerraduras tradicionales con mejor tecnología

No podemos hablar de la nueva oferta de cerraduras y dejar por fuera los sistemas tradicionales y es que, en esencia, todas las opciones de las que hemos hablado anteriormente requieren de un sistema mecánico o electromecánico, para la apertura y cierre de la puerta.

Ahora bien, las cerraduras mecánicas que aun trabajan con llaves han evolucionado. Hoy en día, estas cerraduras han blindado el sistema, haciendo casi imposible que un ladrón tenga acceso a la casa usando métodos comunes. El problema con este sistema, como en el caso de los sistemas domóticos, es que depende de la llave y si se pierde, somos vulnerables.

Ahora bien, en estos dos últimos casos, también es cierto que, si la llave, física o digital, no cae en manos de un ladrón, no tendremos ningún problema de seguridad.

Entonces ¿hay mejoras? Sin dudas, hoy en día, aunque con sus vulnerabilidades, las cerraduras que se ofrecen en el mercado están a la altura. Aun así, creemos que se puede y se irá más allá. Seguramente, en pocos años tendremos una puerta con reconocimiento facial y se abrirá solo al confirmar que somos nosotros, quizá allí las vulnerabilidades desaparezcan o al menos se reducirán al mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.