Cada vez es mayor la cantidad de personas que se interesa por mejorar sus hábitos alimenticios, prescindiendo de alimentos fritos o, al menos, intentando disminuir la cantidad de aceite vegetal utilizado para cocinar los alimentos. Por supuesto, eliminar de nuestra dieta un sabor tan delicioso como el de las frituras suele ser bastante difícil pero, sin duda, no imposible.

Si te encuentras en esta situación, es probable que hayas oído hablar acerca de las freidoras sin aceite. Estas permiten reducir el aceite con el que se preparan los alimentos en un 80%, haciendo que los platos sean más saludables sin que las comidas pierdan la textura crujiente ni el buen sabor al que estamos acostumbrados.

En este artículo, te contamos un poco más sobre las freidoras sin aceite. Aprenderás cómo funcionan y las razones por las que es una buena idea tener una en casa. ¿Quieres comprar una freidora sin aceite? Con la ayuda del sitio web https://freidoradeaire.com/ podrás comparar diferentes modelos y marcas hasta encontrar aquella que mejor se adapta a tus necesidades.

¿Qué es y cómo funciona una freidora sin aceite?

Una freidora de aire es un electrodoméstico bastante útil en nuestra cocina. Nos permite freír alimentos utilizando, en promedio, de un 60% a un 80% menos de aceite del que utilizaríamos en una freidora habitual o en la sartén. Esto significa varias cosas: nos permite ahorrar dinero, alimentos muchos más saludables y un mejor sabor al evitar el exceso de cocción de las comidas.

Freidora sin aceite

Funciona de manera similar a un horno pero mucho más eficiente, lo cual implica que el alimento se cocina de una forma pareja, conservando la textura crujiente en el exterior y suave en el interior.

Razones por las cuales deberías cocinar en una freidora de aire

En primer lugar, tenemos la salud. Los alimentos que cocinamos en un esta clase de freidoras absorben muy poca grasa, por lo cual son mucho más saludables. Al no cocinarse en exceso y con gran cantidad de aceite, sus propiedades nutricionales se mantienen intactas sin perder el característico sabor que tanto nos encanta.

Así, se consigue reducir las calorías que ingerimos, gracias a que se elimina un gran porcentaje del aceite normalmente utilizado.

Dado que tienen gran potencia, el tiempo de cocción es mucho menor al que necesitaríamos para freír de manera tradicional. Esto implica que además de poder tener la cocción lista en menor cantidad de tiempo, también utilizaremos menos cantidad de electricidad en el proceso. Así, las freidoras de aire se convierten en una inversión bastante rentable a largo plazo.

Son fáciles de limpiar. Se limpian tal como lo haríamos con una freidora tradicional, pero no se genera ninguna clase de residuo ni desperdicio ya que no se requieren litros de aceite para freír los alimentos.

Se puede preparar en ellas una gran variedad de platos. Huevos, empanadas, brochetas, albóndigas, nuggets, pescado y mucho más, siendo una de las mejores alternativas a las sartenes y las freidoras eléctricas tradicionales que saturan la comida de aceite durante la cocción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.