El sol y el calor afectan de forma especial a nuestro organismo, y una de las partes más sensibles es la piel. Quemaduras solares, urticarias, picaduras de insectos… los problemas se multiplican y conviene afrontarlos desde un punto de vista preventivo.

En este sentido, uno de los mejores aliados para la salud familiar puede ser la homeopatía. Los medicamentos homeopáticos ayudan a preparar nuestra piel frente a las amenazas externas y constituyen una herramienta eficaz para regenerar estructuras dañadas. Son tratamientos naturales, inocuos y efectivos a cualquier edad, que van a ayudar al organismo a crear sus propias barreras de protección.

Prevenir quemaduras

La mejor forma de prevenir los eritemas solares es aplicar sobre la piel cremas protectoras. Pero también podemos reforzar esa prevención con medicamentos homeopáticos. Uno de los más indicados es el Hypericum perforatum,que tiene cualidades fotosensibilizantes, es decir, aumenta la resistencia a los rayos del sol.

Cuidarse la piel en verano

Algunos especialistas recomiendan también Belladonna y Apis, porque tienen un afecto antiinflamatorio y antiedematoso. Si se administran gránulos de estos productos mientras estamos tomando el sol, la posibilidad de padecer una quemadura se reduce.

Cuando el problema ya se ha presentado, Belladona y Apis también funcionan, pero otra solución satisfactoria es tomar gránulos de Cantharis; ayudarán a que la lesión se cure con mayor rapidez. Otra opción recomendable es aplicar sobre la quemadura una crema o gel de Caléndula que, además de refrescar la piel, tiene un poder calmante. Y para regenerar la piel dañada, la propuesta más acertada es aplicar una pomada de Cicaderma.

Picaduras de insectos

La alternativa en homeopatía a los repelentes de insectos es el Ledum palustre. La ingesta de este medicamento hace que el cuerpo desprenda un olor especial, imperceptible para las personas, pero muy desagradable para los mosquitos. Tomar Ledum palustre en gránulos, un par de veces del día, ahuyentará a los insectos y hará que podamos disfrutar del verano sin agobios.

Si, pese a todo, los mosquitos nos acaban atacando, podemos echar mano de Apis mellifica para contrarestar los efectos del picotazo. Otra opción satisfactoria es Poumon hystaminum.

Urticarias

El contacto con determinadas plantas o la ingesta de ciertos alimentos pueden originar la aparición de prurito o urticaria en la piel acompañado de picor. En estos casos, la hometopatía también tiene efectos positivos. El producto más indicado es de nuevo Apis mellifica. Como habremos observado, tiene un amplio campo de aplicaciones relacionadas con la piel, por lo que es un elemento indispensable en cualquier botiquín de vacaciones.

Un tipo especial de urticaria es la acuagénica, que es la que afecta a algunas personas cuando entran en contacto con el agua del mar. En estas situaciones, el medicamento homeopático más adecuado es Dulcarama. Debe usarse como preventivo, antes de entrar en el agua.

Varices

El calor y la exposición al sol provocan una mayor dilatación de las venas. Eso es especialmente perjudicial para las personas que padecen varices, que ven como aumenta la sensación de pesadez en las piernas. Para prevenir esos síntomas, conviene tomar Hamameliscompose un mes antes de la época de calor.  Es un producto que mejora la circulación y que ayudará a afrontar el verano de una manera más relajada.

One thought on “Cuidados de la piel en verano con homeopatía”

  1. Varias instituciones entre ellas el Ministerio de Sanidad estan alertando sobre los medicamentos homeopaticos. Hay que informarse muy muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.