La decoración de estilo nórdico, procedente de tierras frías del norte como Finlandia, Dinamarca, Noruega y Suecia, se ha convertido en una tendencia a nivel mundial, siendo las lámparas de este estilo uno de los elementos que más llaman la atención.

Para entrar en esta clasificación, las lámparas necesitan coincidir en cierto número de características que responden a esta tendencia. El estilo nórdico se basa en lo siguiente:

  • Líneas sencillas, libres de formas recargadas y que destacan por su elegancia.
  • Materiales que provienen de la naturaleza, tales como la madera, los textiles como el lino y el algodón, elementos con la capacidad de aportar calidez a los espacios.
  • Uso preferencial de colores claros, en especial los elementos de iluminación. Esto es debido a que la luz natural es muy preciada en los países nórdicos, por su escasez a lo largo del año.

Razones por las cuales elegir una lámpara de estilo nórdico

Dado que la luz resulta un elemento muy importante para la vida humana y la oscuridad puede ocasionar sensación de tristeza y nostalgia, el estilo nórdico toma como centro la iluminación. De ahí que una lámpara nórdica de pie se convierta en la opción perfecta para aportar un poco de vitalidad y optimismo a la decoración.

La elección de lámparas de estilo nórdico supone una serie de ventajas. Entre ellas podemos mencionar las siguientes:

  • Una lámpara nórdica queda genial en habitaciones pequeñas, pues consiguen integrarse sin robar demasiado espacio e, incluso, logran hacer que los ambientes luzcan más amplios.
  • Normalmente son fabricadas en colores neutros, como el beige y el blanco, lo cual ayuda a que combinen bien con el resto de tonalidades en la decoración del espacio.
  • Consiguen que la decoración luzca siempre moderna y atemporal, lo cual es bueno a largo plazo.

Consejos para elegir correctamente una lámpara nórdica

Tomando en cuenta lo anterior, hay algunos aspectos que deberías considerar para crear un ambiente cálido y agradable utilizando lámparas nórdicas:

Piensa en el uso que darás a tu salón

No solo te enfoques en la parte estética y considera también el aspecto funcional de los espacios. Por ejemplo, si tienes la intención de trabajar o leer en este espacio, te convendría instalar una lámpara de pie, pero si hay niños en casa, puede ser mejor una lámpara de sobremesa o aquellas que cuelgan empotradas al techo.

Instala varios puntos de luz

Para que el espacio resulte realmente funcional, necesitas contar con diferentes fuentes de iluminación, haciendo frente a las diversas necesidades a lo largo del día. Solo así podrás cambiar el ambiente lumínico y sacar provecho a la iluminación secundaria cuando la iluminación natural resulte insuficiente.

Toma medidas y realiza pruebas

Lo primero antes de elegir la lámpara apropiada, es medir el espacio y considerar la forma en que armonizarán todos los elementos que forman parte del mobiliario. Con estas medidas en mente podremos analizar la información en la tienda y adquirir las lámparas que mejor se ajusten al espacio disponible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.