Como ya hemos dicho, el carnaval es una de las fiestas más populares y esperadas del año, especialmente por los turistas. La celebración de la misma varía de acuerdo a la tradición de cada país. Si en Brasil, está caracterizada por ritmos extravagantes y desenfreno, en la venerable Italia la historia es radicalmente distinta. El Carnaval de Venecia se ha caracterizado por su carácter señoril. De hecho, en el siglo XVIII, cuando la fiesta alcanzó su punto más importante, era una actividad de esparcimiento para nobles y aristócratas.

Historia y tradición en los carnavales de Venecia

La celebración de los Carnavales de Venecia debe oficialmente su fundación a Christopher Tolive, secretario del Dux de Venecia. Su origen se remonta al siglo XI y originalmente su objetivo era conceder a toda la población un momento de relajación en la dura moral de la época: los más pobres podían burlarse de la aristocracia y la nobleza podía permitirse la interacción con la plebe. De este cruce, surgieron muchos hijos considerados “medio puros” y la proliferación de estos, así como la continua interacción entre ambos sectores de la población, terminó dándole un carácter popular a la festividad.

En el año 1273, tuvo lugar un episodio en el que piratas ilirios raptaron a varias mujeres de la República de Venecia, vestidas con joyas y atuendos costosos. Fueron salvadas y este hecho se conmemora con la Fiesta de las Marías. El carnaval era un respiro para los ciudadanos, pero la libertad era tal que Napoleón Bonaparte prohibió su celebración por temor a las posibles conspiraciones que pudieran generarse. Los carnavales volvieron a celebrarse gradualmente desde inicios del siglo XX y volvieron a ser oficiales en 1979.

Máscaras y disfraces

Desde sus inicios, la celebración ha servido como punto de encuentro para turistas de todo el mundo. Se organizan diferentes eventos y fiestas, y la gente se disfraza para salir a pasear a las calles de la curiosa ciudad durante 10 días. En general, los turistas se limitan a llevar puesta una máscara típica o un antifaz, aunque hay quien opta por alquilar disfraces de calidad. Es decir, trajes de época como los que se utilizaban en el siglo XVII.

Las máscaras generalmente son caretas blancas, plateadas o doradas, decoradas en muchos estilos diferentes. Todo turista seguramente encontrará alguna que se adapte a su propio estilo. El aspecto de los disfraces, y de las mismas máscaras, es sumamente elegante y recuerda una escena típica de un cuadro de los grandes artistas italianos. En su mayoría, se prefieren estos colores antes mencionados y el negro, aunque cada vez son más los trajes más coloridos.

Informaciones prácticas sobre los Carnavales de Venecia

El escenario por excelencia para la celebración es el Gran Canal, donde se pueden ver los grupos de personas disfrazadas viajar en góndola o comer fritelle, un dulce típico de la región para esta ocasión del año. Sin embargo, es importante recordar que se trata de una fiesta invernal, por lo que conviene ir bien abrigados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.