Es cierto que la experiencia de ir al cine y sumergirse en una buena película es inigualable. La enorme pantalla, la oscuridad de la sala y el sonido envolvente te ofrecen la posibilidad de concentrarte únicamente en lo que estás viendo. Todo el mundo y sus vicisitudes desaparecen mientras estás allí dentro. Sin embargo, también es cierto que no siempre se tiene el tiempo para ir a la sala de cine. La vida cada vez es más agitada y exigente, y el tiempo libre nunca es suficiente. Es por eso que muchas personas intentan procurarse de todo lo necesario para disfrutar de sus actividades favoritas sin salir de su hogar.

Acondicionamiento del espacio

Para recrear el efecto de una sala de cine en casa hace falta pensar en todos los detalles. No basta pensar en equipos de audio y para la proyección de video, hay que empezar por el espacio. Lo ideal es dedicar una habitación para el sistema de Home Theater. De esta forma, podrás ajustar la decoración a lo que deseas, adquirir verdaderas butacas de cine, adquirir un mueble para colocar todos los dispositivos electrónicos de forma segura. Lo mejor de dedicar un espacio a esta afición es poder jugar con la iluminación: tener lámparas que iluminen justo encima de los asientos o tiras de luces LED detrás de la pantalla puede incrementar el efecto envolvente.

Sistema de audio

Otro de los aspectos fundamentales para crearse una sala de cine espectacular en casa es el audio. Los sistemas de audio Dolby Atmos y Auro-3D, usados en las salas de cine comerciales, ahora están disponibles en diversos dispositivos de uso residencial. Así pues, el efecto de sumergirse en una realidad completamente diferente puede ser disfrutado desde el salón de la propia casa. Otro de los elementos que puede mejorar la reproducción de audio son los subwoofers que pueden ser empotrados en las paredes y ser forrados de tela acústica.

Proyección de video

En cuanto a la proyección de video, es posible recrear el efecto sala de cine de varias formas diferentes. La tecnología en el sector de la televisión ha avanzado a pasos gigantescos, por lo que se pueden encontrar equipos de todos los tamaños, en todas las resoluciones posibles y con diferentes grados de adaptabilidad para ajustarse a las propias necesidades. Sin embargo, los más apasionados muchas veces optan por utilizar un conjunto de proyector y pantalla. No solo porque el efecto que se obtiene es mejor y más cercano al de una verdadera sala de cine, sino porque también es más conveniente desde el punto de vista económico.

Domótica

Y… para que todo esto pueda ser manipulado de forma sencilla, sin tener que lidiar con diez controles remotos, se puede optar por la domótica. Así, solo tendréis que preocuparos de preparar las palomitas de maíz, vuestras bebidas y de relajaros, mientras la luz, el sonido y la proyección empiezan a apoderarse del lugar tras pulsar algunos pocos botones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.