Los cambios que se suceden en la sociedad parecen cada vez más vertiginosos. Gracias a los avances tecnológicos, sobre todo en la rama de las telecomunicaciones, la oferta de empleos que hoy puede hallarse en distintas partes del mundo ha variado significativamente respecto a lo que sucedía hace apenas una década. La realidad del presente es que no basta con obtener un grado académico y experiencia laboral en un sector determinado para desarrollarse profesionalmente. De hecho, las empresas actuales incluyen en sus requerimientos para puestos de trabajo habilidades sociales y comunicativas, así como la adaptabilidad.

Por otro lado, estamos en la era de los negocios locales y la búsqueda de ocupaciones alternativas. Muchas personas se están desligando de la relación empleado – empleador para obtener ingresos por cuenta propia. ¿Qué hace falta entonces para alcanzar el éxito financiero y profesional hoy y en el futuro cercano?

La automatización de las comunicaciones, una nueva realidad

La comunicación digital es una fuente inagotable de empleos. La pandemia de COVID 19 y las subsecuentes restricciones de movilidad aceleraron cambios sociales que venían dándose desde que se popularizó el internet. Solo en España, se estima que en el 74,4% hogares se han realizado compras de artículos básicos por internet (Kantar, 2021).

En el caso de México, la cantidad de compradores regulares a través de medios en línea es de 39,3% en 2020 y 44,2% en 2021 (Statista, 2021). En el ámbito global las proyecciones indican que para 2040 el 95% de las adquisiciones serán online (Websiterating, 2021). Asimismo, el teletrabajo en diversos sectores aumentó considerablemente.

Con este panorama, el ingenio en las relaciones laborales y con los clientes mediante canales digitales es indispensable. Pero no se trata simplemente de responder solicitudes o de reaccionar ante las decisiones de otros.

Uno de los grandes desafíos de los trabajadores actuales es que gran parte de las empresas están automatizando sus procesos. De modo que las tareas que hace apenas unos años eran ejecutadas por personas capacitadas para tales fines, ahora están siendo llevadas por softwares (bots) o por maquinaria.

Ejemplos de acciones hoy automatizadas en la rama comunicacional son: responder mensajes de atención al cliente en un online casino o en cualquier empresa de servicios, enviar correos electrónicos, filtrar bases de datos, subir contenido a las redes sociales, etcétera.

Todo indica que esta tendencia hacia la simplificación de procesos seguirá afianzándose. Tiene sentido entonces que habilidades “blandas” como la creatividad y coordinación de trabajos en equipo sean mucho más valoradas de cara al futuro.

Destrezas en las que enfocarse

La formación, la adquisición de conocimientos profundos y variados sigue siendo muy importante para competir en el mercado laboral ahora que las tareas simples son llevadas a cabo por máquinas. No obstante, no lo es todo. Debe combinarse con otro tipo de cualidades que tienen que ver con la resolución de problemas prácticos, la toma de decisiones, la iniciativa y la innovación. 

Algunas de las habilidades puntuales que son bien valoradas en el campo laboral actual son:

Manejo de distintas lenguas y asertividad en la comunicación

El concepto de “aldea global”, planteado en la década del 60 por el sociólogo Marshall McLuhan es más real que nunca en nuestros días. Todo lo que ocurre en cualquier parte lo experimentamos en tiempo real a través de internet. Sin embargo, en ocasiones el idioma es una barrera para poder plantear nuevas ideas y manejar adecuadamente las situaciones. No basta con el inglés, es deseable poder comunicarse en otras lenguas. Con las empresas chinas expandiéndose aceleradamente, una buena decisión sería aprender chino mandarín.

En conjunto con el conocimiento de diferentes lenguas, es ideal que un trabajador tenga la capacidad de adecuar el tono y trato en entornos culturales distintos. De manera que le sea natural comunicarse profesional y asertivamente.

Organización y planificación

Es bien valorada la habilidad de mirar un problema u oportunidad desde sus diferentes aristas con el fin de establecer prioridades. Hace falta tener una mente organizativa para —con base en el análisis— definir objetivos, medios para lograrlos y tiempo estimado.

Desde hace mucho tiempo las grandes y pequeñas empresas han mirado bien a los profesionales con estas características. Actualmente continúa siendo muy deseable para todo tipo de trabajos.

Gestión de redes sociales y social networking

En la pasada década, las redes sociales se establecieron como parte del día a día de las personas comunes y se diversificaron. Hace mucho que dejaron de ser un mero entretenimiento para convertirse en lugares de reunión, trabajo, concreción de oportunidades, ventas, etc.

Es clave la comprensión de su importancia como herramientas para hacer marketing digital y configurar el social networking. Y, por supuesto, saber manejarlas estando a la par con sus nuevas funciones.

Adaptabilidad

Quizá una de las aptitudes más importantes dentro del campo laboral es la adaptabilidad. Es decir, el acomodarse rápidamente a nuevos objetivos, desestimando herramientas e incorporando nuevas. También colaborando con equipos humanos que pueden cambiar de un momento a otro, porque en general el contexto actual es cambiante y vertiginoso.

El caso más reciente se vivió con la emergencia sanitaria de 2020 y 2021, que obligó a muchos trabajadores a abandonar las oficinas y a acomodarse a un contexto distinto, creó nuevas necesidades y vacantes de empleos, entre otras alteraciones significativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.